sábado, 22 de noviembre de 2014

Puglia y Corbières, dos regiones con vinos que vale la pena descubrir

Por Marina La Forgia

El invierno ya comienza a golpear fuerte a nuestras puertas, como cada noviembre canadiense. Los días se hacen más cortos, las  noches son en consecuencia más largas y para hacer de este período del año algo más agradable y llevadero, intento compensarlo con momentos de placer en compañía de mis seres queridos cocinando rico y tomando buenos vinos. Esta semana he degustado dos vinos, dentro una gama de precios accesible a todos los bolsillos, ¡que me han sorprendido gratamente!

Comenzamos con un vino italiano, uno de mis países vinícolas favoritos, y más precisamente de la Puglia, región de origen de mi familia paterna. Me he propuesto hace un tiempo ir al descubrimiento de los vinos de esa zona para intentar conocer a partir del vino, las características de este terruño que en definitiva es un poquito parte de mi esencia.

Es entonces así que me dejé seducir por el Ares, un “Rosso Puglia 2012” (indicación geográfica típica) de la bodega Masseria Surani, propiedad de la famosa familia Tommasi en la zona de Manduria.  Una etiqueta elegante, con la imagen del dios olímpico de la guerra me hizo pensar que estaría frente a un vino avasallante…y no me equivoqué. Elaborado a partir de un blend de tres uvas intensas como la Primitivo, la Negroamaro y la Cabernet Sauvignon, es un vino que nos regala unos aromas muy marcados de tabaco, frutos secos, pimienta, mermelada de higo y ciruelas. Este combo de aromas, este bouquet, es fácil de identificar también en la boca, con sabores bien marcados, con una acidez también bastante presente y con un final amable y persistente. Su paso de 6 meses en barricas de roble es un toque distintivo que moldea su carácter. Una excelente opción para acompañar un guiso sabroso, un ragout de cordero, unas pastas rellenas o bien unos quesos italianos de pasta dura y sabor picante, como el parmesano o reggiano. Su precio en la SAQ: $ 14,95.

 
El otro vino proviene de la apelación Corbières del sur de Francia y es el Terre à Terre 2013, firmado por Jean Noel Bousquet, un célebre “vigneron” del Chateau de Grand Moulin. Debo reconocer que al abrir la botella no fueron sus aromas volátiles los más agradables, pero agradezco haberle dado el tiempo de fluir porque unos minutos después su verdadero carácter despertó y me ha cautivado. Notas de cuero, de especias, cierto carácter mentolado y vegetal aparecen generosamente. Es un vino blend de Syrah, Grenache y Carignan, un assemblage típicamente francés, que en boca también es envolvente y contundente. Dice su contra etiqueta que mejorara durante los próximos 5 años, y sinceramente le creo. Iré en busca de un par de botellas para guardar en la cava…
Su precio en la SAQ es increíble: $ 10,50.





domingo, 2 de noviembre de 2014

Hablando de vinos blancos, en Ozonico Radio

Para quienes quieran escucharme, aqui les dejo mi segmento de la semana en Ozonico.net, la primera radio de habla hispana en Montreal. Hablamos de vinos blancos...
https://soundcloud.com/ozonicoradio/lo-mejor-del-vino-blanco

domingo, 26 de octubre de 2014

Como siempre, mucho color, aroma y sabor en la paleta de vinos del Nuevo Mundo

 "Un buen vino es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria” es nuevo en cada sorbo y, como ocurre con las películas, que se ven una y otra vez, nace y renace en cada degustación.» Federico Fellini  

Por Marina La Forgia

Las gondolas de la SAQ me siguen deparando muy gratas sorpresas. Hoy en particular hago hincapié en tres buenas propuestas del Nuevo Mundo con vinos bien frutados, agradables y envolventes. Tal como son, bien seductores, la experiencia de degustarlos me fue dejando un poco de ese sabor a gloria, parafraseando a Fellini...

Un gran vino sudafricano

Se trata del vino tinto de la bodega Nederburg Manor House. Un Cabernet-Sauvignon de gran cuerpo que desborda justamente de notas aportadas por la madera: vainilla, caramelo y tabaco. Además, tanto en nariz como en boca se siente los frutos negros bien maduros hechos casi una mermelada, además del pimiento y el cuero, dos descriptores típicos del cabernet sauvignon. Es un vino muy intenso y delicioso, tan seductor como equilibrado. Es muy untuoso y envolvente en boca. Inolvidable. Su precio, $16.95 y puede acompañar perfectamente un cordero, unas brochettes de lomo o un salteado bien jugoso y especiado.

De Chile, un exponente fiel a su estilo

En vinos tintos y en Merlot, les acerco otra muy buena propuesta. Si desean ir al descubrimiento de un exponente de la tipicidad al mejor estilo chileno, pues tienen simplemente que descorchar una botellita del Cousiño Macul. Un vino ideal para acompañar esos platos donde una carne bien condimentada y jugosa es protagonista. Los vinos de esta bodega del valle del Maipo son a mi criterio vinos bien elaborados y elegantes. En particular, su Merlot Antiguas Reservas es un excelente vino, con gran estructura, cuerpo y personalidad. Sobresalen sus notas de frutos como el casis, el arándano, esos frutos de bosque bien negros y sabrosos, ademas de tabaco y cuero. Al ser un vino que ha pasado por madera, también se sienten las notas acarameladas de la barrica. Muy bien logrado, con calidad y precio imbatibles. La variedad en su maxima expresion!


Un vino blanco australiano abordable y envolvente

En blancos, les sugiero un muy buen vino australiano: Hardys Stamp Chardonnay-Semillon. Es un vino bivarietal de solamente 13 dolares y tan generoso...Nos ofrece unas notas muy agradables y refrescantes de flores como el jazmín y de fruta como el durazno o la pera. Tiene una acidez muy suave y hasta me atrevo a decir también que fue hecho para gustarle a todo el mundo. Así es el estilo australiano en general, vinos jóvenes, mucha fruta y muy seductores. I  love it!