lunes, 13 de febrero de 2017

Alta Alella: una experiencia enoturística imposible de olvidar…

Por Marina La Forgia

Uno de los momentos más especiales de mi viaje a Cataluña fue la visita a Alta Alella, la bodega más cercana a Barcelona, lugar mágico donde pude respirar uno de los aires más puros, observar con deleite los más bellos paisajes y finalmente catar una buena cantidad de sus vinos fabulosos elaborados bajo el concepto de agricultura ecológica. 

Apenas llegando a la bodega, en la cima de Alella, pintoresco pueblo catalán, podemos ver la magnitud de este proyecto familiar encabezado por Josep Maria Pujol-Busquets. Ubicadas a solo 2 kilómetros del mar mediterráneo, las viñas se distribuyen estratégicamente por laderas y terrazas. El suelo es de sauló, la característica principal de los vinos de Alta Alella: un suelo árido acido, poca materia orgánica y baja retención de agua. La vista de los viñedos con sus diferentes variedades es imponente.
Reflejar las características del terruño es el principal objetivo de sus propietarios.  Por eso su dedicación a elaborar vinos especiales, únicos, naturales y bien cuidados. La variedad de etiquetas que ofrecen al mercado (hay una de ellas que está presente aquí en Quebec) responde a dos denominaciones de origen: DO Alella y DO Cava. Espumosos o tranquilos, son vinos que no pasan desapercibidos y que vale la pena descubrir. Los cavas reposan y crecen en las cavas entre 15 y 60 meses. 
Algunos blancos tranquilos salen al mercado frescos e irreverentes. Otros, maduran con sabiduría. Quizás sea gracias al suelo donde las uvas crecen, quizás sea su clima mediterráneo, quizás sea la dedicación y pasión de su enólogo…Pues más allá de las posibles causas que conviertan a estos vinos en vinos diferentes, todos me han parecido bien logrados, elegantes y especiales.

Aquí las notas de cata de mis favoritos:

PB 2016
Elaborado con la variedad Pansa Blanca (la xarel.lo en el resto de la región catalana) este es un vino blanco que me ha encantado por sus aromas florales y frutales muy frescos y jóvenes. Es ese carácter descontracturado con agradables notas de pera, almendra y limón el que me ha cautivado. Un vino neto y abordable para descubrir la verdadera y más pura esencia de esta variedad en este terroir.

Lanius 2014
Un vino también elaborado con la Pansa Blanca pero ya de una forma más untuosa y elegante, con una crianza de 6 meses en botella. En nariz, las frutas cítricas son notorias, a las que se suman notas de miel, vainilla y caramelo. En boca, es un vino con estructura y envolvente. Aún conserva una frescura típica que puede traducirse de su carácter siempre mineral.

La colección de los pájaros

Cada etiqueta lleva el nombre de un pájaro que sobrevuela la zona, son vinos orgánicos delicados y muy perfumados. Es su colección de vinos “naturales”.

Bruant 2014
Primer cava elaborado sin sulfuroso es un 100% Pansa Blanca procedente de lo que denominamos agricultura ecológica. El vino ha reposado sobre lías entre 9 y 21 meses antes de salir al mercado y no tiene agregado de licor de expedición. Es entonces un vino muy delicado, fresco y frutal. En boca, seducen sus notas de almendras y miel muy sutiles. Un espumante diferente, ecológico, transparente…

Capsigrani 2015
Este cava proviene de la variedad Pansa Rosada, lo que le confiere un color tenue entre grisáceo y rosado por demás atractivo. Elaborado de la misma manera que el Bruant, es un espumante de burbuja fina y elegante con notas de fruta cítrica y flores en nariz muy refrescantes. En boca, los frutos secos también son perceptibles, sin dejar de mencionar la mineralidad característica de este terruño. Su carácter orgánico lo hace aún más representativo de las particularidades de este suelo tan particular.

Los cavas de Alta Alella y su cuidada estética: ¡botellas únicas!

Laieta Gran Reserva 2013
Ya frente a una gama superior, el Laieta Gran Reserva es un cava Brut de gran personalidad. Un blend de las mejores parcelas de Chardonnay, Pinot Noir y Pansa Blanca único y muy delicado. De burbuja muy fina, nos deja en el paladar una sensación de untuosidad aterciopelada muy agradable. Envejecido 30 meses en botella es un cava elaborado bajo el método tradicional de la más alta calidad.

Opus Evolutium Gran Reserva 2012
Nuevamente las mejores uvas ecológicas de Chardonnay, Pansa Blanca y Pinot Noir son escogidas para elaborar este cava. Antes del ensamblaje, la Chardonnay hace su fermentación en barrica lo que le aporta al vino sus notas mantecosas y de frutos secos. Es un cava que en boca es envolvente, untuoso y muy delicado. Con un mínimo de 36 meses de crianza en las cavas, el Opus Evolutium Gran Reserva no es ni más ni menos que la “evolución” favorable de la obra de esta bodega: otro cava sublime.

Y a los postres, un vino tinto dulce muy particular…

Dolc Mataro 2013
Mataro es ni más ni menos que la variedad Monastrell. Para este vino la uva se cosecha en la sobre maduración, pero sin llegar a la pasificación de la uva. De ahí su carácter de vino dulce. Una verdadera delicia que disfrutamos al final de la visita, como broche de oro de una experiencia enoturística plena de sentidos. 

Alta Alella, ofreciendo una de las mejores experiencias en enoturismo, me permito considerarla una visita obligada al pasear por estas tierras catalanas. Agradezco a su equipo, Georgia, Mauri, Laura y Valérie, por haberme permitido recorrerla junto a mi familia y haber degustado sus mejores vinos en un ambiente de ensueño. ¡Hasta una próxima visita!


No hay comentarios:

Publicar un comentario