jueves, 2 de octubre de 2014

Descubriendo el encanto de los champagnes Duval-Leroy



Por Marina La Forgia

Asistí recientemente y con gran entusiasmo y curiosidad a la degustación de una serie de champagnes de Duval-Leroy, productor tradicional, familiar e independiente de una de las más prestigiosas regiones vinícolas del mundo que nos seduce con sus finos y maravillosos espumantes. La cita fue en la Maison Birks de Montreal, un agradable evento en un bonito lugar desbordante de asistentes, de glamour y, naturalmente, de burbujas.

Acompañando a los asistentes con sus pertinentes comentarios de experto, el sommelier Guénael Revel fue ayudando a realizar el recorrido y el descubrimiento de la línea de champagnes de esta casa vinícola ya presente desde hace tiempo en el mercado de Quebec. En lo personal, me quedo con el grato recuerdo del Duval-Leroy Brut Premier Cru, el cual por CA$71 nos ofrece las más delicadas notas de chardonnay y pinot noir bien integradas con las notas de fermentación y de levadura características del método tradicional. Un champagne AOC de gran calidad con burbujas bien finas y delicadas. Una delicia para disfrutar en una ocasión especial.

Para el deleite de todo tipo de consumidor y paladares, la degustación estuvo compuesta también de un Cuvée Design Paris Brut (CA$69,25), un Demi-sec (CA$67), un Brut Rosé Prestige muy interesante y particular con características frutales, especiadas y florales (CA$ 87,75) y de su vino estrella “Femme de Champagne 2000”, solo para elegidos (CA$188,50). Sin lugar a dudas, este último vino  es un champagne excepcional con todo lo que se le puede pedir si buscamos burbujas de renombre únicas y especiales. Sus 10 años de envejecimiento sobre líes le dan una personalidad envolvente y seductora, además de una madurez que trae notas acarameladas fundidas en un bouquet de aromas de fruta madura. En boca, sin embargo, es absolutamente refrescante.

Para quienes deseen conocer más sobre este productor, les cuento que algunos de sus secretos que lo convierten en una marca prestigiosa y reconocida mundialmente son:
  • La conservación de los vinos en sus cavas por un tiempo de maduración y envejecimiento mayor al promedio.
  • Vinos puros. Ningún uso de proteínas exógenas.
  • Una militancia reconocida en favor del medio ambiente.
  • Una mujer a la cabeza de dirección de la bodega (Carol Duval-Leroy), quien ha sabido aportar con su carácter y su compromiso toda la excelencia y el perfeccionismo de la femineidad.

Los invito a dejarse seducir por la elegancia de estos champagnes claramente definidos y elaborados con cuidada precisión. El descorche de una de estas botellas vendrá seguramente acompañado de una garantía de placer por demás gratificante.

  



No hay comentarios:

Publicar un comentario