domingo, 26 de octubre de 2014

Como siempre, mucho color, aroma y sabor en la paleta de vinos del Nuevo Mundo

 "Un buen vino es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria” es nuevo en cada sorbo y, como ocurre con las películas, que se ven una y otra vez, nace y renace en cada degustación.» Federico Fellini  

Por Marina La Forgia

Las gondolas de la SAQ me siguen deparando muy gratas sorpresas. Hoy en particular hago hincapié en tres buenas propuestas del Nuevo Mundo con vinos bien frutados, agradables y envolventes. Tal como son, bien seductores, la experiencia de degustarlos me fue dejando un poco de ese sabor a gloria, parafraseando a Fellini...

Un gran vino sudafricano

Se trata del vino tinto de la bodega Nederburg Manor House. Un Cabernet-Sauvignon de gran cuerpo que desborda justamente de notas aportadas por la madera: vainilla, caramelo y tabaco. Además, tanto en nariz como en boca se siente los frutos negros bien maduros hechos casi una mermelada, además del pimiento y el cuero, dos descriptores típicos del cabernet sauvignon. Es un vino muy intenso y delicioso, tan seductor como equilibrado. Es muy untuoso y envolvente en boca. Inolvidable. Su precio, $16.95 y puede acompañar perfectamente un cordero, unas brochettes de lomo o un salteado bien jugoso y especiado.

De Chile, un exponente fiel a su estilo

En vinos tintos y en Merlot, les acerco otra muy buena propuesta. Si desean ir al descubrimiento de un exponente de la tipicidad al mejor estilo chileno, pues tienen simplemente que descorchar una botellita del Cousiño Macul. Un vino ideal para acompañar esos platos donde una carne bien condimentada y jugosa es protagonista. Los vinos de esta bodega del valle del Maipo son a mi criterio vinos bien elaborados y elegantes. En particular, su Merlot Antiguas Reservas es un excelente vino, con gran estructura, cuerpo y personalidad. Sobresalen sus notas de frutos como el casis, el arándano, esos frutos de bosque bien negros y sabrosos, ademas de tabaco y cuero. Al ser un vino que ha pasado por madera, también se sienten las notas acarameladas de la barrica. Muy bien logrado, con calidad y precio imbatibles. La variedad en su maxima expresion!


Un vino blanco australiano abordable y envolvente

En blancos, les sugiero un muy buen vino australiano: Hardys Stamp Chardonnay-Semillon. Es un vino bivarietal de solamente 13 dolares y tan generoso...Nos ofrece unas notas muy agradables y refrescantes de flores como el jazmín y de fruta como el durazno o la pera. Tiene una acidez muy suave y hasta me atrevo a decir también que fue hecho para gustarle a todo el mundo. Así es el estilo australiano en general, vinos jóvenes, mucha fruta y muy seductores. I  love it!

jueves, 2 de octubre de 2014

Descubriendo el encanto de los champagnes Duval-Leroy



Por Marina La Forgia

Asistí recientemente y con gran entusiasmo y curiosidad a la degustación de una serie de champagnes de Duval-Leroy, productor tradicional, familiar e independiente de una de las más prestigiosas regiones vinícolas del mundo que nos seduce con sus finos y maravillosos espumantes. La cita fue en la Maison Birks de Montreal, un agradable evento en un bonito lugar desbordante de asistentes, de glamour y, naturalmente, de burbujas.

Acompañando a los asistentes con sus pertinentes comentarios de experto, el sommelier Guénael Revel fue ayudando a realizar el recorrido y el descubrimiento de la línea de champagnes de esta casa vinícola ya presente desde hace tiempo en el mercado de Quebec. En lo personal, me quedo con el grato recuerdo del Duval-Leroy Brut Premier Cru, el cual por CA$71 nos ofrece las más delicadas notas de chardonnay y pinot noir bien integradas con las notas de fermentación y de levadura características del método tradicional. Un champagne AOC de gran calidad con burbujas bien finas y delicadas. Una delicia para disfrutar en una ocasión especial.

Para el deleite de todo tipo de consumidor y paladares, la degustación estuvo compuesta también de un Cuvée Design Paris Brut (CA$69,25), un Demi-sec (CA$67), un Brut Rosé Prestige muy interesante y particular con características frutales, especiadas y florales (CA$ 87,75) y de su vino estrella “Femme de Champagne 2000”, solo para elegidos (CA$188,50). Sin lugar a dudas, este último vino  es un champagne excepcional con todo lo que se le puede pedir si buscamos burbujas de renombre únicas y especiales. Sus 10 años de envejecimiento sobre líes le dan una personalidad envolvente y seductora, además de una madurez que trae notas acarameladas fundidas en un bouquet de aromas de fruta madura. En boca, sin embargo, es absolutamente refrescante.

Para quienes deseen conocer más sobre este productor, les cuento que algunos de sus secretos que lo convierten en una marca prestigiosa y reconocida mundialmente son:
  • La conservación de los vinos en sus cavas por un tiempo de maduración y envejecimiento mayor al promedio.
  • Vinos puros. Ningún uso de proteínas exógenas.
  • Una militancia reconocida en favor del medio ambiente.
  • Una mujer a la cabeza de dirección de la bodega (Carol Duval-Leroy), quien ha sabido aportar con su carácter y su compromiso toda la excelencia y el perfeccionismo de la femineidad.

Los invito a dejarse seducir por la elegancia de estos champagnes claramente definidos y elaborados con cuidada precisión. El descorche de una de estas botellas vendrá seguramente acompañado de una garantía de placer por demás gratificante.