viernes, 4 de noviembre de 2011

Una manera efectiva de dar con el vino ideal

La SAQ, sociedad de estado que monopoliza la importación, producción y consumo de bebidas alcohólicas en la provincia de Quebec, intenta demostrar que pese a las limitaciones y restricciones evidentes que impone en el mercado, existe una amplia variedad de productos y que nosotros, consumidores, tenemos una gran opción para nuestra selección. Y qué mejor manera de elegir sabiendo y conociendo nuestras preferencias para dar con el vino justo y no decepcionarnos luego de degustarlo.


Bajo esta premisa es que crearon las famosas “Pastillas de Gusto” en las que diseñaron cuatro características particulares para vinos blancos, otras cuatro para los vinos tintos, y tres para los rosados, bajo las cuales podemos englobar todas las variedades y tipos existentes de vinos según el paladar del consumidor. Así, el público busca y elige según su pastilla de gusto y se retira contento con su adquisición, porque ha hecho su selección de acuerdo a lo que sabe que más le agrada. Cada vino disponible en góndola posee, además de su precio, esta pastilla identificadora de características que van desde las más corpulentas a las más ligeras pasando por todos los matices posibles.
¿Quisieran conocerlas y ver si logran identificarse con una de ellas? Hoy les presento las correspondientes a los vinos blancos:

Existen 4 tipos de pastillas que van desde los más ligeros a los más intensos, de los más secos a los más dulces. Es así que nos encontramos con una primera pastilla “Delicado y ligero”, que engloba los vinos blancos secos más delicados, que se identifican por su color pálido, por sus simples aromas de fruta y que posee una sensación de frescura, otorgada básicamente por su acidez. Luego tenemos la pastilla “Frutado y vibrante”, para vinos con aromas a fruta y flores y que ya ofrecen un poco mas de riqueza en boca y en los cuales su acidez les otorga un carácter vivo y agradable. La tercera es la pastilla del vino “Aromático y redondo” que se caracteriza por su intensidad y sus aromas especiados, tostados y de frutas más exóticas. En boca, estos vinos son de textura más grasa y son bien equilibrados. Por último, en blancos tenemos la pastilla “Frutado y dulce” en la que se distinguen los vinos con contenido de azúcar, con predominancia de aromas frutados. Algunos pueden ser ligeros (demi-secs), mientras que otros son más corpulentos (licorosos).

Prometo escribirles pronto sobre las pastillas de gusto para vinos tintos y rosados. Porque así es amigos y apasionados del vino, descubrir el propio perfil de gusto es un ejercicio interesante y recomendable, para poder seguir haciendo de cada degustación un momento placentero y una conjunción ideal. ¿Cuál es el suyo?

Marina La Forgia


No hay comentarios:

Publicar un comentario