lunes, 7 de noviembre de 2011

Las pastillas de gusto para vinos tintos

Tal como lo he mencionado en un reciente blog sobre los vinos blancos, los vinos tintos también pueden identificarse según su estructura, de los más suaves a los más robustos. Aquí les presento las cuatro pastillas de gusto para lograr diferenciarlos:

Empezamos con el vino “Frutado y ligero”, con aromas simples de frutas, con una sensación de frescura y con taninos bien discretos. Vinos que se denominan jóvenes y que deben ser consumidos relativamente pronto.

Luego pasamos a la pastilla “Frutado y generoso”, vinos de medio cuerpo, con un color un poco más intenso, con aromas frutados de cierta riqueza y taninos presentes pero sutiles.

La característica “Aromático y flexible” ya nos habla de un vino con taninos que ofrecen una redondez evidente, que es intenso y con variadas particularidades, con perfumes de frutas maduras, pero también con notas de madera.
Por último, el vino “Aromático y carnoso” es de gran intensidad de color, de aromas potentes y complejos, de buena estructura tánica y que poseen una sensación de corpulencia en boca.
Es inevitable comenzar a posicionar en nuestra cabeza las cepas y tipos de vino dentro de estas características, y sin dudas, todas tendrán su lugar. También podemos pensar en una comida y definir claramente cuál será el vino justo para alcanzar el famoso matrimonio perfecto. Conociendo nuestra preferencia. Identificando nuestro paladar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario