jueves, 27 de octubre de 2011

Otro motivo de festejo para destapar una botella, ¡Día Internacional del Champagne!

El próximo viernes 28 de octubre, se conmemora en varios lugares del mundo el día internacional del Champagne. Es un gran ocasión para poder degustar este vino espumoso de prestigio, lleno de características únicas y delicadas. El champagne es un vino especial, presente en innumerables celebraciones, sinónimo de fiesta y felicidad.


No es para menos entonces que tenga su día, su momento, para brindar únicamente por su existencia.

La iniciativa nace en los Estados Unidos, considerado actualmente el país consumidor más grande del planeta. Y algunas otras regiones se han ido sumando para festejar este día. Ya es común ver cada cepa o variedad tener su día, como una forma de revalorizarlas. Lo mismo sucede entonces con el tradicional Champagne, un vino imposible de imitar más allá de los intentos. Ningún otro espumante tendrá toda la magia, la conjunción de “savoir-faire” y de “terroir” que lo legitima. Un champagne tiene el renombre, el prestigio y la garantía de verter en nuestras copas un vino inolvidable. Aprovechemos este viernes, fin de la semana, para descorchar ruidosamente una botella y dejarnos enamorar por sus burbujas.

3 comentarios:

  1. Me parecio muy interesante la nota. El Champagne es mi bebida preferida y no sabia que existia el Dia Internacional del Champagne.
    El 28 de octubre (manana) abrire una botella no solo por el dia del Champagne, sino por el nacimiento "publico" de este blog que nos ayuda a aprender y disfrutar de las delicias de la vida!
    Felicitaciones.

    ResponderEliminar
  2. Qué bueno saberlo!. Ahora, viernes a la noche en Argentina, en el "Día internacional del Champagne" aprovecharemos para descorchar uno y disfrutarlo hasta la última burbuja.
    Gracias Mari por enseñarnos estas delicias del buen beber.

    ResponderEliminar
  3. Espero que hayan disfrutado entonces de una deliciosa botella de Champagne. Pero no se limiten solamente a su día internacional, ¡siempre hay buenas ocasiones para hacer un brindis!

    ResponderEliminar