martes, 4 de mayo de 2010

Diferentes expresiones de Gamay componen la bella sinfonía Beaujolais


Con un total de 19.000 hectáreas, la región francesa de Beaujolais sorprende por su talento en la elaboración de vinos tintos monovarietales de cepa Gamay. Los vinos producidos resultan diferentes en cada una de las apelaciones y en su mayoría están alejados del concepto de Nouveau al que estamos acostumbrados. Es cierto que la famosa “celebración” de los vinos de la añada cada noviembre es ya marca registrada y marketing asegurado para las bodegas de la región, pero los productores intentan aun demostrar que la Gamay además es capaz de algo mejor. Las características del terruño y una viticultura cuidadosa pueden hacer vinos de trascendencia y guarda comparables a otras regiones de Francia y del mundo.
Como Canadá constituye el cuarto mercado de exportación en importancia, y Quebec encabeza la provincia donde más Beaujolais se consumen, no resulta llamativo entonces que se haya realizado un importante evento de promoción y difusión de la amplia variedad de vinos Beaujolais existentes. Algunos ya están en las góndolas, pero muchos de los presentados buscaban ganar adeptos y próximamente formar parte de la oferta disponible. Hubo varios vinos que llamaron mi atención, ciertas apelaciones me resultaron interesantes por poseer vinos de carácter intenso y persistente, y no quisiera dejar de mencionar a los vinos blancos de la región, hechos a base de Chardonnay, ya que algunos ejemplares me gustaron por su frescura, algunos por su tipicidad marcada y otros por su carácter mineral y notoria pero equilibrada acidez.
Entre los tintos destaco los de las apelaciones de Brouilly, Saint Amour y Moulin-a-Vent. Los de la primera región me gustaron por su color intenso, por sus aromas frutales más que florales, por sus notas minerales que esconden el carácter precioso de un suelo seco y pedregoso.
De Saint Amour debo rescatar sin dudas su carácter romántico, así es, ya el nombre de la apelación nos prepara para vinos más delicados. Se caracterizan por ser bien frutados, con notas especiadas y taninos redondos y maduros. Los vinos de esta zona me cautivaron, me resultaron femeninos en el paladar y fáciles de tomar. Nada de complejidades, puros exponentes de un varietal frutado y fresco.
Moulin-a-Vent, en cambio, es un descubrimiento fascinante al ser la región cuna de los más prestigiosos “crus” de Beaujolais. Su característica particular está dada por el suelo, granítico rosado con infiltraciones de magnesio, en el cual las viñas crecen y alcanzan una madurez de riqueza aromática, color intenso y longevidad. Los Moulin-a-Vent son vinos mucho más densos, con potencial de guarda y un bouquet complejo y cautivante.
Aquí les dejo la lista de mis 5 preferidos, todos disponibles a la SAQ o en la importación privada. Bonne degustation!
Terres Dorees Blanc Futs de Chene 2008 - Beajoulais
Patriarche Pisse-Dru Noemie Vernaux 2008 – Brouilly
Château La Chaize Vieilles Vignes 2006 – Brouilly (disponible en Importacion privada Agence Mosaiq)
Domaine de Vissoux Les Trois Roches 2009 – Moulin a Vent
Coquard Les Coeurs de l’amour 2009 – Saint Amour (próximamente disponible a la SAQ)

No hay comentarios:

Publicar un comentario