Los vinos italianos, mi veritabile passione



No sé si es por causa de mis orígenes, pero soy una gran consumidora de vinos italianos. Los encuentro en la óptima relación precio-calidad. Me resultan atractivos, sabrosos, intensos. Una armoniosa mezcla de tradición del viejo mundo y estilo nuevo mundo, del que estoy tan acostumbrada. No soy específicamente fanática de los vinos italianos más clásicos como el Chianti, sino que me dejo seducir por varietales típicos y regiones o apelaciones menos conocidas. Cada paso por la SAQ me lleva inevitablemente a recorrer las góndolas de Italia y buscar y descubrir nuevos productos. La variedad es enorme, y siempre lleno mi carrito con 3 o 4 nuevos exponentes. Nunca termino defraudada, siempre me gustan. Mis dos últimos descubrimientos fueron dos vinos tintos: Secco-Bertani Valpolicella Valpantena Ripasso y Cannonau di Sardegna Riserva 2006 de la bodega Sella & Mosca. El primero, considerado el único verdadero Cru de la Valpolicella resultó el acompañamiento ideal para unas pastas alla bolognesa, gracias a ser un vino fresco, ligero aunque sabroso, que no intentó opacar los condimentos de la salsa. El vino de la región de Sardegna, sin embargo, me gustó por ser corpulento, y por bien amalgamar con uno de mis platos preferidos, el asado estilo argentinoJ.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Apothic Red: Un blend de California intenso y misterioso

El ABC del Vino: Maduración, envejecimiento y guarda en los vinos

Macho Man: la seducción de un Monastrell intenso y elegante