lunes, 12 de abril de 2010

Chevalier de Dyonis Reserve 2007 y el descubrimiento de los vinos rumanos


Entré a la SAQ con la intención de probar algún vino tinto nuevo sin gastar más de 13 dólares y me dejé llevar por la oferta de un Merlot-Feteasca Neagra de Rumanía. ¡Interesante! - me dije - es una cepa típica de ese país en corte con una de las variedades que más me gustan. Además a un precio por demás accesible, es la ocasión ideal para conocerlo.
Y al degustarlo me he encontrado con un vino tinto con relativo cuerpo, sin ser de los más robustos. La combinación de estas dos variedades lo hace interesante, sobre todo por la Feteasca Neagra, que le aporta un carácter seco ideal para acompañar carnes rojas y comidas con cierto sabor. En nariz es atractivo, con notas predominantes de frutos negros y es en boca donde su redondez me ha llamado la atención. Es persistente, ligeramente especiado y fácil de tomar.
Resultó una grata sorpresa y una opción válida a considerar en la franja de los vinos hasta 12 dólares. La calidad del vino corresponde a su precio y hasta diría que nos ofrece un plus. Noroc!
Algo de información sobre los vinos rumanos
La viticultura rumana es tan antigua como en cualquier otro país de la Europa, aunque sus vinos no sean tan conocidos en el mundo. Sus regiones de producción más importantes son Moldavia, Transilvania y Dobroudja donde se cultivan cepas autóctonas y muchas cepas francesas, como Chardonnay, Merlot, Cabernet Sauvignon o Pinot noir. Las características del clima y suelo permiten el desarrollo de una viticultura sana, de alta calidad y rendimiento. Hay quienes los consideran un gigante dormido. Yo no diría tanto, pero confieso que estaré siguiendo su evolución y probando nuevos exponentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario